Con las direcciones de Internet se da un caso muy raro: hay una pelea constante por ver quién la tiene más corta.