La gente con apellido difícil debería tener derecho a un asistente que se lo deletree gratis a lo largo de su vida.