La monarquía está basada en hechos reales.