No hace falta estar muriéndose para decir las cosas importantes, salvo que te mueras por decirlas.

Deja un comentario