Cuando los escritores acuestan a sus hijos prenden la luz para que vean que no hay ningún ghost writer.

Deja un comentario