Los jueces reciben tantas cartas de suicidas que no hacen a tiempo a responderlas.

Deja un comentario