Descubren por casualidad que el telegrama de despido de los obreros de la Muralla China nunca fue enviado.

Deja un comentario