La vida sería perfecta con la opción No volver a preguntar.

Deja un comentario