Los niños y los borrachos dicen la verdad, salvo la frase “no tomo más”.

Deja un comentario