El Mundial sirve para odiar palabras que hace dos semanas ni conocías.

Deja un comentario