Murphy sólo quiso hacerles unas bromas a sus amigos jueces y se las convirtieron en leyes.

Deja un comentario