El que inventó el auto lo tuvo que patentar dos veces.

Deja un comentario