Cuando secuestran a un mudo le atan las manos.

Deja un comentario