Somos hijos del rigor mortis.

Deja un comentario