siempre es mejor decir que un refrán es anónimo en lugar de reconocer a su autor como un cobarde que no quiso dar su nombre.

Deja un comentario