Siempre me decían: “está mal, te falta un número”.

Deja un comentario