Y, ya que estamos, paren de lavar guita.

Deja un comentario