La gente que toca el timbre de manera insistente merece ser degollada.

Deja un comentario