Christopher Reeve odia las tandas. Especialmente cuando dicen “ya volvemos, no se muevan de ahí”.

Deja un comentario