Para escribir en La Nación hace falta tocarse la pera.

Deja un comentario