Me gustaría escribir más, pero la religión no me lo permite.

Deja un comentario