Me gusta hacer enojar por teléfono a la gente porque de golpe puedo tocar los botones y dejarlos sordos.

Deja un comentario