La Iglesia es una muestra de que se puede conseguir plata sin tener un plan de negocio ni un producto tangible.

Deja un comentario