Es decir, la dislexia está en todas partes.

Deja un comentario