El tipo que le vende los buzones al Correo Argentino se debe sentir Dios.

Deja un comentario