Tanto va el cántaro a la fuente, que debe estar llena de monedas.

Deja un comentario