El GPS hizo que nadie más le hable a la policía.

Deja un comentario